Precandidaturas, las diferencias

A partir de la designación de los precandidatos del “Frente por México” -PAN-PRD-MC-; del PRI, con sus apoyos partidarios –los de sus Sectores y los de sus Partidos satélite- y de MORENA, se ha impuesto una crítica generalizada a las formas “anacrónicas” de designación y se han metido en la misma canasta los distintos procedimientos, sin mayor análisis; todas son -se dice- decisiones cupulares, autoritarias, autárquicas; todas son variantes del “dedazo”. Pero tanto en las formas como en el fondo, existen diferencias muy notables.

Permítaseme la osadía de, sin ser analista político ni mucho menos, plantear mis puntos de vista para sustentar lo que considero son “las diferencias”.

El primer ungido y registrado como Pre-candidato por el Partido Revolucionario Institucional, es José Antonio Meade Kuri Breña, polifacético funcionario público, con amplias credenciales académicas, sin antecedente alguno en cargos de elección y cuyo mayor timbre de orgullo es no pertenecer a partido político alguno y particularmente al PRI. Lo designó directamente el Presidente Peña Nieto, precisamente por eso, al considerar que el estigma priísta de corrupción y connivencia no era superable por ningún militante; pero sin tomar en cuenta que el mismo estigma, lacera también al Dr. Meade, por su complicidad, como responsable que ha sido de diferentes carteras, ante las atrocidades cometidas no sólo en la administración actual, sino en la de los dos sexenios en los que ha tenido puestos ejecutivos de primer nivel, o por su omisión -o sumisión- , que si lo dejaran limpio de culpa delictiva, lo reprobarían estrepitosamente como funcionario y servidor público. En el PRI, entonces, el Presidente, “democráticamente”, decidió quién y obligó a las estructuras del partido a acatar y obedecer; a convertir “la disciplina del partido” en sometimiento, en servilismo, en abyección, en agraviante servidumbre recompensada, en aceptación de culpas y pecados, en una especie acto de contrición, de aceptación y de penitencia.

Con enmienda de los Estatutos del Partido previa, para hacer posible la unción de un extraño, ha perpetrado, sin sombra de duda, transparentemente, la más flagrante y descarada forma del llamado “dedazo”, de varios sexenios.

Por el lado del “Frente por México”, el Presidente del Partido Acción Nacional, con astutas maniobras partidarias y el acompañamiento de dos partidos, uno con escasa militancia y el otro en franco desmembramiento y dispuesto a reconsiderar su original perfil de izquierda con tal de mantener una posición rentable en el espacio político, limpió el terreno de piedras incómodas, para transitar hacia su nominación. Con un reparto de cuotas de “según el sapo es la pedrada” y consciente de que con ello ayudaba a la sobrevivencia de “sus aliados” que lo requerían a gritos y por lo tanto estaban a su merced, el joven Presidente mantuvo su pérfida estrategia de “todavía no decido”, hasta el momento justo en que no dejaba espacio a reacción posible a algún “otro posible”.

Sagaz sin duda, manejó a su antojo, inescrupulosamente, con todas las ventajas, las estructuras del PAN a su disposición, los tiempos y las formas, hasta autonombrarse precandidato, dejando con “un palmo de narices” tanto a la mayor parte de sus aliados -Jefe de Gobierno de la Ciudad de México incluido-, como a un importante grupo de sus correligionarios, a quienes incluso se les llama “rebeldes”, cuando no “traidores”. Maquiavélico “Auto-dedazo”.

El caso de MORENA es radicalmente distinto. El Partido surge de un movimiento social del mismo nombre encabezado por Andrés Manuel López Obrador, que propone desde su génesis, como su nombre lo indica: la regeneración nacional. Movimiento y Partido, surgen como respuesta a la tortuosa y polémica elección presidencial de 2012 y a sus lamentables antecedentes seis años atrás.

Este Movimiento, desde su inicio, tiene como líder indiscutible e indiscutido  a  López Obrador, quién sin tapujo alguno, sin evasivas, ni opacidades; sin hipocresías, ni tinieblas; abierta y claramente, invita a la ciudadanía a acompañarlo en la carrera por la Presidencia de la República en el 2018.

Así, quienes se integran a MORENA, lo hacen con la plena convicción de acompañarlo a él, a López Obrador, en la búsqueda de la primera magistratura de la Nación, como única vía para el logro de un cambio real y verdadero frente a la grave y ominosa situación nacional, en la que crece el número de pobres, se incrementan las diferencias entre quienes todo lo tienen con exceso y quienes carecen de lo estricto y se resquebraja el tejido social por una corrupción galopante, una criminalidad incontenida, una violencia dantesca y una inseguridad creciente provocada por lo anteriormente señalado. A esta decisión en MORENA, se adhirieron el PT y recientemente el PES.

Esto es, hay una definitiva diferencia en cuanto a las formas en que se han resuelto las hoy llamadas precandidaturas. Las dos primeras, una por decisión presidencial: “dedazo”; otra por la manipulación tortuosa en el ejercicio del poder partidario: “auto-dedazo” y la de MORENA, por la aceptación universal de su militancia: “apoyo unánime, explícito, indudable, auténtico”.

La prueba de lo dicho es sencilla, si se contestan sinceramente estas preguntas: ¿cuántos priístas habrá que no aceptan a Meade -así sea atrás del silencio ominoso de su disciplina partidaria ¿cuántos habrá que en la secrecía de su voto no lo apoyarán? ¿cuántos panistas no aceptan a Anaya y no sólo en la secrecía de su voto, sino ya en la estridencia de sus declaraciones, optarán y optan por otro candidato o candidata?. La respuesta a ambas preguntas es incierta, pero el número no será pequeño; alguna represalia, así sea interna, subliminal, secreta, íntima, habrá en quienes han sido agraviados, ignorados, forzados, humillados, despreciados por sus propios cofrades.

Y ¿cuántos morenistas no votarán por Andrés Manuel López Obrador y tomarán otra opción? La respuesta a esta pregunta es contundente: NINGUNO. Quienes militan en MORENA, ingresaron a ese Partido para votar por él, por nadie más, sin engaños ni verdades a medias, con la esperanza de un cambio real, verdadero, que responda al ¡ya basta! que ahoga todas las gargantas.

Son diferentes las formas que requiere el establecimiento de distintos tipos de “liderazgo”: la imposición, la manipulación o la voluntad ciudadana cuando este es natural.

El resultado se conocerá el 1o. de julio de 2018.

 

Diciembre 15 de 2017

jimenezespriu@produgy.net.mx

@jimenezespriu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *